Quiero divertirme

Y corrió y corrió alborotada. Se quedó varada en Héroes de la concepción y despertó con el sonar de las bocinas desesperadas.

Pareciera que todo Iquique estuviese contenido en esa esquina, entre luces brillantes y risas etéreas. La música la llamaba.

Solo unos pasos tímidos bastaron para encontrarse frente a frente al tagada. Y esa noche, mientras algunos se embutían el algodón de azúcar y manzana confitada, ella quería dar vueltas y vueltas y olvidarlo todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s