De carnaval

“Reinas”, palabra que suena de modo estrepitoso, zumbándole sus oídos y dejando al descubierto el más preciado de sus anhelos.

¿Quién es esa chica que está frente al espejo? Curvilínea, aflorando dotes de mujer nortina, forjada del desierto y gloria. Pero sentía que su piel la iba abandonando y ni el vestido cubierto de brillantes podría iluminar la penumbra que la atrapó.

“¡Reinas, al escenario!”, escuchó y sintió que todo le daba vueltas. De pronto, vislumbró la corona sobre su cabeza y su cuerpo latiendo por dos. Entonces, ¿qué tenía que celebrar?

Anuncios

Un año

Como castillos forjados de arena cayendo al atardecer, aunque la brisa marina se vuelva más tierna, invitándote a servir la once en casa. Y llegada la noche, dan ganas de cobijarse. Patitas heladas, manos frías, cocho caliente. Y ahí, frente a frente, un nuevo año se ha ido.

Lo que yacía marchito y desplazado por el invierno, se enamora de la vida y vuelve a florecer. ¿Será la primavera o quizá son solo las ganas de verte otra vez?

Ensueño

Escucho el susurro del viento esconderse entre sus pestañas. La oscuridad se abrió para mí y sentí que caminaba sobre el aire de tus pensamientos. Desee ir más lejos, pero me detuve a contemplar el tornasol de tus manos gentiles. Tan dulce y clarividente.

Pensé que jamás me había ido, aunque ya me había ido. Pero no tenía la razón, del corazón.

Las ramas de los árboles se abrieron de par en par, parándome en puntillas para alcanzar las raíces lejanas y tuve miedo. El pecho se me apretó. Cerré los ojos con fuerza, aunque el silencio me comiera con desgano, pero, el espacio entre él y yo se hizo más y más corto, más corto… que no lo pude sostener.

Vi como todo lo que estaba a mi alrededor, cada luciernaga, cuervo, bestia me contemplaba como si fuera la más inospita de las maravillas. Paralizado. Atonito… ¿sin palabras? Sabía que debía continuar el camino, un sendero que me había estado reclamando desde tiempos inmemoriales, pero ¿debía hacerlo?

¡Anda, dame una razón! Dime que debo hacerlo, que es lo correcto, pero qué es lo correcto.

Las rosas se encontraban dormidas, acobijadas entre sus petalos tan finos y aterciopelados. Me sentí desfallecer. Y mi respiración se sintió como el cristal. Es que no puedo explicarlo, a menos que, al sentir tu tacto, todo caiga en pedazos. ¿Eso es lo que quieres?, ¿verme caer de a poquito? Uno por uno. Sin sentido y retorcido. Pese a que pido clemencia, pero esa es la sentencia, parte del destino que me ata como las raíces a la tierra. Así que, inhálame con desesperación para percibir tu reacción y, cada uno de mis sentidos, las fibras de mi cuerpo, los nervios de mi piel estarán alerta, expectantes que puedas pasarte sobre mi cabeza y librarte del camino.

Qué suerte de vestigio, junto a cada uno de los sonidos que me permiten escucharte sobre todo el ruido silencioso que me aprisiona. Y ahora me pregunto: ¿será tarde?, cuando las estrellas me sonrien y las rosas comienzan a bostezar, desafiándome, guiándome al claro oscuro de la cima.

Siento su presencia persiguiéndome. Paso a pasito, respirando tras de mí. Y quiero gritar toda mi vida, encontrarlo de frente y contemplarlo con cada beso temeroso. Estoy perdido.

Mi corazón comienza a tambalearse desesperado, tratando de encontrar el ritmo que se conecte con las bestias del bosque. Entonando una melodia que solo tú podrías reconocer. Pero, si esa melodia fuese para ti, ¿serías capaz de escucharla con paciencia? Si cada una de las palabras se fuese juntando como una muralla, ¿podrías derribarla? Porque tus pasos cercanos soplan fuerte. Invocas un huracan. Pese a que el cielo ruge y que todo se venga abajo, agito mis piernas, refugiado del destello de tus ojos.

Y no tengo miedo. Estoy mezclado con la melodia, las rosas que despiertan, la muralla que cae sobre tu regazo. Porque el cielo sigue rugiendo con dolor, pero lo contemplo firmemente, dejándome llevar entero y completo. Así yace en mí la oportunidad de cada huella, del rocio que cae, que se lo lleva, que resurge desde la tormenta.

Me repito otra vez, para mis adentros, que no tengo miedo, que este cuerpo es inquebrantable, que mi piel es vulnerable. Liberando el corazón con cada lágrima. Porque, cuando todo se termine, voy a ir descubriendo el final. El punto en el centro. Ahí estás, dándome la mano y volando en pedazos sobre el infinito.

¡Despierta!, porque este es el día… el comienzo del fin.

Muchos años

Mis días bajo la falda del cerro dragón se marchitaron como hojas de un otoño olvidado.

En esa decada, ya había una cuerda amarrada al palo poste y, con la flojera de nuestra imaginación, pudimos cumplir el anhelo de todo nortino; dar vueltas y vueltas, volando como gaviotas en el cielo.

Nortino al frío

Me dijeron que ese fue el invierno más frío que ha cobijado la ciudad. Que incluso la chusca se había vuelto sonido blanco al caer.

Cuando hay pequeños puntitos grises resbalándose del cielo, solo añoro la sensación de mis patas heladas entralazadas con las tuyas.